El Castillo de Blarney, Irlanda

El Castillo de Blarney se sitúa en la localidad que le da nombre, a apenas 10 kilómetros de Cork, en el sur de Irlanda.

El Castillo de Blarney fue construido en el siglo XII, y como muchas de las construcciones de esta época ha sufrido muchos daños.

Actualmente el castillo conserva su estructura principal y un par de estancias. Uno de sus atractivos principales es la “piedra de Blarney” que otorga un valioso poder.

Vista del castillo de Blarney

El Castillo de Blarney es uno de esos lugares que indudablemente recuerdan a Irlanda (o Escocia).

Es una edificación de pierda, medio en ruinas, y con una característica tonalidad verde de la piedra, debida a la humedad y al musgo que aparece por cada grieta.

Todo esto hace del Castillo de Blarney un lugar que inspira cierta inquietud y miedo. Desde lejos los árboles lo tapan casi por completo, dejando ver solamente la parte superior, medio destruida y muy irregular.

El Castillo de Blarney se encuentra situado en un recinto bastante grande, y en él encontrarás otros lugares que visitar, no sólo el castillo.

Destacamos los inmensos jardines que rodean todo el recinto, la Casa de Blarney (Blarney House), una mansión en el centro del recinto. En especial tengo que destacar la zona de Rock Close, un lugar mágico que parece haber sido utilizado por hechiceros y druidas, un lugar donde se mezclan ruinas y extrañas formas naturales de rocas y árboles.

Aquí podrás ver más lugares que visitar en el recinto del Castillo de Blarney.

Interior Castillo de Blarney Acceso Castillo de Blarney

Información turística Castillo de Blarney

La entrada al Castillo de Blarney no es precisamente barata, tiene un precio de 12€ para adultos

Te recordamos que con algún carné universitario o de estudiantes podrás beneficiarte de un descuento (precio estudiante 10€), yo hace unos años ya que acabé la universidad, pero el carne no tiene fecha de caducidad y en Irlanda me hicieron descuento en todas partes con este carné.

Respecto a los horarios, debes tener en cuenta que en los meses de invierno el horario es flexible, ya que no cierran siempre a las 17:30, sino que pueden cerrar antes ya que dicen que cierran “al atardecer”, por lo que visitándolo por la mañana o al medio día no tendrás ningún problema.

También es importante saber que el acceso al recinto cierra 30 minutos antes de la hora de cierre, ten esto muy presente, por eso mi recomendación es llegar con tiempo de sobra y conocer bien el horario. En cualquier caso, si vas a visitar este lugar, entra en la página web oficial del Castillo y fíjate bien en los horarios y todo lo que necesites saber.


Ver mapa más grande

[Te puede interesar: Conoce las ruinas de Glendalough, Irlanda]

Leyenda de la Piedra de Blarney

[sociallocker id=”3277″]Uno de los elementos más importantes y conocidos del castillo es la Piedra de Blarney (Blarney Stone), una piedra que, según la leyenda, otorga el don de la elocuencia a todo aquel que se atreva a besarla.

Lo divertido de esta piedra es que se encuentra en la parte más alta del castillo, prácticamente en el muro exterior, justo debajo de las almenas, y para hacer el ritual deberás tumbarte de espaldas en el suelo y deslizarte (con la ayuda de un señor) hacia un hueco en el muro para besarla del revés. Por la altura y la postura impresiona un poquito, pero lo de darle un beso a una roca que ha besado mucha gente antes que tú es una opción, (yo hice el gesto solamente), debe ser por eso que no alcancé la elocuencia. Dicen que en otra época, los visitantes eran sujetos por los tobillos, totalmente cabeza abajo, sostenidos en el vacío.

Don de la elocuencia Kissing blalney stone

Como suele suceder con las leyendas, existen diferentes versiones sobre el origen de esta tradición, aunque esta parece ser la más aceptada:

Todo se remonta al reinado de Isabel I de Inglaterra, cuando la monarca solicitó a todos los señores de Irlanda, ceder sus tierras y declararlas bajo dominio inglés. De esta manera, Cormac McCarthy, Señor de Blarney, respondió a la reina con una exquisita educación y diplomacia, prometiendo lealtad a la corona y a Isabel I, pero sin perder o ceder sus tierras. Es decir, que el señor McCarthy hablaba mucho y bien, con elocuentes parrafadas en las que se prometen muchas cosas pero que no garantizan nada. Después de aquello, la reina exclamó “Vaya palabrería tienen los de Blarney”, quedando la frase para la posteridad.Panorámica jardines y castillo

También se dice que los habitantes del lugar subían a orinar en la piedra, lugar que todos los visitantes besan después. Como ves, la decisión de besarla o no es tuya jeje, por eso si es un día de lluvia a lo mejor te sientes más cómodo.[/sociallocker]

[Te puede interesar: Ruta completa por Irlanda]

Castillo de Blarney

[Total:1    Promedio:5/5]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
¿Te gusta este artículo?

¿Te gusta este artículo?

Si quieres tener más información sobre viajes y destinos turísticos suscríbeta a nuestro blog y no te pierdas ninguna de las novedades.

You have Successfully Subscribed!

Send this to a friend