Paseo por el Barrio de Mala Strana de Praga

Praga es una de las ciudades más visitadas del centro de Europa, ¡y con motivo! En este artículo os recomiendo una ruta por el barrio de Mala Strana y el castillo de Praga. Praga tiene dos zonas turísticas claramente diferenciadas, una es el barrio viejo o Stare Mesto, y otra es Mala Strana o barrio del Castillo de Praga.El barrio de Mala Strana de Praga, es una de las zonas mejor mantenidas de la ciudad y que menos ha sufrido en la historia reciente de Praga.

Recuerda que también puedes ver otros artículos sobre Praga:
«Ruta por Stare Mesto en Praga»

 

Este barrio fue fundado entorno al año 1257. Todo el barrio de Mala Strana está construido en la ladera del castillo de Praga, y desde allí se obtienen unas vistas excelentes de la Ciudad Vieja de Praga (Stare Mesto). El centro del barrio es la plaza Malostranske namesti, presidida por la iglesia de San Nicolás. El barrio está repleto de palacios y arquitectura barroca tradicional de Praga.Vistas del castillo de Praga desde el puente Carlos

Ruta por el Barrio de Mala Strana de Praga

A continuación os detallo esta ruta completa por una de las zonas más bonitas de Praga.

Comenzaremos en el río, cruzando el Puente Carlos, para después llegar hasta el Castillo de Praga, visitar la Catedral, el Callejón del Oro y poder disfrutar de las maravillosas vistas de Praga.

Hay que tener en cuenta que el desnivel entre el río y el castillo es considerable. Nosotros vamos a hacer la ruta a pié (se puede perfectamente), pero, por si acaso, os daré detalles para coger un tranvía en la parte baja que os dejará en la zona más alta y frente a las puertas del castillo.


Vamos a comenzar nuestra ruta en la Plaza de los Caballeros Cruzados donde se unen la Calle Karlova (una de las calles con más turistas de Praga) y el Puente de Carlos. En esta plaza podrás ver junto a la Iglesia de San Francisco y la Iglesia del Santísimo Salvador, además de una de las torres de entrada al Puente Carlos IV.

Puente de Carlos IV

Este es, sin lugar a dudas uno de los lugares más conocidos de Praga, además de ser uno de los puentes más bonitos que encontrarás en el mundo. Lo más llamativo son las esculturas que adornan los 520 metros del puente, además de las dos torres góticas de los extremos.

Al igual que otros muchos edificios históricos de Praga, este puente fue ordenado construir por Carlos IV en el año 1357 y fue el único puente que cruzaba el río Moldava hasta el año 1741. Una curiosidad sobre su construcción, es que se cree que además de los materiales habituales de construcción, se dice que se añadieron huevos a la mezcla del mortero para darle más consistencia.

Cuando se construyó sólo había una cruz decorando el puente, y posteriormente, comenzaron a colocarse esculturas en él. La primera de estas esculturas, la de San Juan Nepomuceno, fue colocada en el año 1683.Torre del Puente Carlos en el barrio de Mala Strana

Cerca de la torre del puente de la orilla de Mala Strana, verás justo debajo la Isla Kampa y su famoso Molino del Gran Prior. Justo allí, en la zona de la torre, te recomendamos probar los famosos Trdelnik (a saber cómo se pronuncia) que son unos dulces típicos de Praga que a mí me gustaron bastante (y ya con Nutella ni te cuento).

Mala Strana

Ya hemos cruzado el puente y llegado al barrio de Mala Strana de Praga. Nos encontramos en la calle Mostecka, que nos conduce directamente a la Plaza Mala Strana, pero nosotros visitaremos esa plaza al final de la ruta.

Por cierto, al estar esta zona repleta de antiguos palacios barrocos, los hoteles son encantadores, echa un vistazo a los hoteles de Mala Strana, te encantarán.

Calle Mostecka del Barrio de Mala Strana
Iglesia de San Nicolás en Mala Strana

Giramos a la izquierda en la calle Lazenska, allí vamos a ver la casa del Unicornio Dorado, lugar donde se alojó Beethoven las veces que visitó Praga. Continuamos por esa calle, pasamos junto a la Iglesia de Nuestra Señora de la Cadena y giramos en dirección al río Moldava. Allí visitamos un lugar moderno pero cargado de energía positiva, es el llamado Muro de John Lennon (plaza del Priorato). En este muro se escribían frases en contra de la ocupación comunista (que eran borradas rápidamente como era de esperar…), en la actualidad el muro sigue siendo un lugar de protesta pacífica repleto de coloridos grafitis.Muro John Lennon

Volvemos un poco sobre nuestros pasos, para luego seguir paseando por el barrio de Mala Strana. Ahora vamos a visitar la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, que alberga la famosa imagen del Niño Jesús de Praga, una imagen hecha en cera y que se creé fue esculpida en España en el siglo XVI (en España hay dos replicas de esta imagen, en Burgos y Gran Canaria).

Seguimos por la calle Karmelitska (carmelita) hasta la plaza Mala Strana, con la destacada Iglesia de San Nicolás en el centro de la misma. El acceso a esta iglesia es de pago, pero merece la pena por ver los frescos y subir a la torre de la iglesia. Me resulto muy interesante saber que, durante la época comunista, la torre de la iglesia se utilizaba para espiar los movimientos de la gente del barrio, los que llegaban y salían del puente, y vigilar las embajadas de la zona. La parte más alta de la torre esta la sala desde la que se espiaba.

Calle Nerudova

Salimos de la plaza de San Nicolás por el extremo opuesto por el que hemos accedido para comenzar a subir hacia el castillo por la espectacular calle Nerudova. Esta calle repleta de palacios, edificios preciosos y tiendas de suvenires nos llevará hasta las puertas del castillo de Praga.  Fíjate bien en las insignias de los edificios, eran utilizadas para diferenciar las casas cuando todavía no había numeración en los edificios.Calle Nerudova de Praga

En último tramo es más duro, pero nada más llegar a la parte alta obtendrás unas vistas impresionantes de toda la ciudad desde un mirador.

Si quieres ahorrarte la subida a pié puedes coger un tranvía en la calle Karmelitska que te dejará en la parte alta del barrio, justo en el acceso al castillo.

Castillo de Praga

Resulta llamativo que no es un castillo al uso, al menos no es la imagen icónica de castillo que nos viene a la mente al escuchar la palabra «castillo».

El castillo de Praga es una ciudad completa, dentro del propio barrio de Mala Strana y de Praga, en su interior encontrarás viviendas, palacios, iglesias, etc. Pues supuesto, la imagen actual es fruto de muchas reconstrucciones para modernizarlo, las últimas son las ampliaciones renacentistas de Rodolfo II, que fue el último rey Habsburgo que empleó el castillo como residencia.Castillo de Praga

Catedral de San Vito

Es el edificio más conocido del castillo y muy representativo de la ciudad de Praga. La catedral de San Vito comenzó a construirse en año 1344, cómo no, por orden de Carlos IV. Debido a los diferentes problemas que azotaron la ciudad, la construcción continuó hasta ser terminada con remates en el siglo XIX y XX.

Una catedral gótica espectacular, y que desgraciadamente, por su situación en el interior del castillo, no puede verse bien (cómodamente) la fachada principal, aunque si por los laterales.

En el interior se puede ver la capilla de San Wenceslao, una auténtica maravilla. Uno de los elementos más curiosos y llamativos de la Catedral de Praga son las vidrieras, sobre todo las de la parte de la entrada, una de ellas realizada por Alfons Mucha. Además es llamativo ver en las vidrieras el patrocinador de las mismas, fíjate bien, en la parte baja podrás ver los nombres de las empresas, como Banca Slava (en la de Mucha).

Callejón del Oro

Continuamos atravesando el castillo para llegar hasta el estrecho y colorido Callejón del Oro, que recibe ese nombre por encontrarse allí las casas y talleres de los orfebres en el siglo XVII. En su origen, en el siglo XVI, estas casas estaban habitadas por los guardias del castillo de Rodolfo II. En una de estas casas vivió Frank Kafka. Ahora todo son comercios de productos locales.Callejón del Oro

Jardines Sur

Salimos del castillo y tenemos dos opciones, o bajar directamente por la calle, o volver atrás, hacia la entrada principal, por el exterior del castillo, por los jardines con vistas a la ciudad (cuidado que tiene horario).

Al salir de los jardines podemos bajar por unas escaleras que hay justo a la izquierda, y que nos llevarán de nuevo al centro del barrio de Mala Strana, hasta la Plaza de San Nicolás y de vuelta a la calle Mostecka, donde termina esta ruta a pie por el barrio de Mala Strana y el castillo de Praga.

Si tenéis ganas de mas, podéis ir al museo Kafza, que se encuentra junto al río Moldava. Además, junto al museo podrás ver una de las calles más estrechas del mundo, que incluso tiene semáforo para las personas.Calle más estrecha del barrio de mala strana

Hasta aquí este paseo por el barrio de Mala Strana de Praga y que os sirva de ayuda en vuestra visita a la ciudad de Bohemia. Si tienes alguna sugerencia o pregunta déjanos un comentario.


 

[Total:4    Promedio:3/5]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
¿Te gusta este artículo?

¿Te gusta este artículo?

Si quieres tener más información sobre viajes y destinos turísticos suscríbeta a nuestro blog y no te pierdas ninguna de las novedades.

You have Successfully Subscribed!

Send this to a friend