En Bicicleta desde La Haya hasta Rotterdam

El inolvidable y sufrido día que se me ocurrió ir en bicicleta por Holanda desde La Haya a Rotterdam

Holanda, o mejor dicho, y como oficialmente se denomina el país, los Países Bajos, es un lugar ideal para andar en bicicleta ya que reúne una serie de características que lo hacen apto para casi todo el mundo, como es un terrero prácticamente llano, distancias cortas entre localidades, y sobre todo, un amplio y preparado complejo de carriles específicos para bicicletas.

En este post os voy a hablar de mi maravillosa experiencia en bicicleta por Holanda, en la que recorrí aproximadamente unos 65 kilómetros para ir desde La Haya hasta Rotterdam (ida y vuelta) con una bicicleta de paseo al más puro estilo holandés. Un viaje para el que no estaba preparado, cosa que comprendí más tarde.

En Bicicleta de La Haya a Rotterdam


Ver mapa más grande

Estaba en La Haya visitando a una amiga que vivía allí cuando tuve la maravillosa idea de coger una bicicleta e ir a Rotterdam mientras mi amiga cumplía con sus obligaciones.

En aquel momento pensé, 25 kilómetros (sólo ida) en bicicleta no es mucho (o eso recordaba de una experiencia anterior), además todo el terreno es llano y hay carril bici. “¡Perfecto, esto esta chupao!”.

Mi amiga no estaba muy convencida de mi idea, pero yo estaba decidido, así que cogí una bicicleta que tenían en un trastero, hinché las ruedas, puse derecho el manillar y ya estaba listo para rodar al día siguiente.

Me levanté temprano, ilusionado con mi viaje. Por supuesto, iba con lo puesto, vaqueros, jersey, guantes, gorro y mi fiel abrigo rojo, el atuendo ideal y más adecuado para 65 kilómetros de bicicleta.

Holanda está lleno de carriles bici amplios y cuidados, y en los que hay señalización con las direcciones y las distancias hasta las localidades.

Mi idea de ruta era salir de La Haya, pasar por Delft y llegar a Rotterdam. Mi orientación se basaba exclusivamente en la dirección que yo calculaba que tenía que llevar después de haber visto Google Maps en casa y, por supuesto, en los carteles de carril bici que te orientan en todo momento. Por supuesto, me perdí cerca de Rotterdam y entré en Schiedam.

La Haya o Den Haag

En La Haya se encuentra la sede del gobierno del país, aunque no es la capital (es Amsterdam). En La Haya se sitúa el poder político y el domicilio de la Reina o Rey. Allí también están todas las embajadas y la Corte Internacional de Justicia de la ONU.Centro de La Haya

La Haya es un lugar de contrastes, con zonas de edificios muy modernos y otras zonas con edificios y trazados urbanos más antiguos. No había oído hablar mucho de esta ciudad antes de ir, y la mayoría de lo que me había contado no era muy positivo, pero la verdad que a mi esta ciudad me gustó más de lo esperado. La mezcla de lo moderno con lo antiguo me gustó. Tiene un bonito paseo lleno de esculturas modernas que llama mucho la atención, y una especie de China Town entre en centro y la estación de tren secundaria.

Delft

Delft es una cuidada localidad holandesa tradicional, con varios canales y con las típicas casitas estrechas una junto a otra. No hay mucho que visitar salvo la iglesia vieja (1246) y la iglesia nueva (1496), además de un pequeño palacio muy llamativo. Se cree que Delft es la ciudad natal del pintor Vermeer.Torre inclinada de Delft

Lo que más me llamo la atención de Delft fue la torre inclinada de la Oude Kerk, o iglesia vieja, una torre de unos 75 metros de altura que se inclina sobre el canal.

Esta ciudad encuentra a mitad de camino entre La Haya y Rotterdam y no estaba cansado, así que mi plan marchaba a la perfección. El camino me llevaba siguiendo el curso de un canal donde vi algún pequeño astillero.

Pequeños astilleros en Holanda

Schiedam

Vale… llegué a una ciudad que pensaba que era Rotterdam y resulta que no, así que me había desviado de mi camino y no sabía ni cuanta distancia ni en qué dirección, aunque más o menos mi orientación me lo indicaba. Pregunté y me indicaron la dirección a tomar. Apenas me había desviado unos kilómetros de mi destino, pero ya estaba empezando a notar la fatiga en mis piernas.

Justo entrando en la zona urbana de Schiedam grabé este pequeño video. Curiosamente en aquel momento no vi el cartel que se ve en el video donde indica que entro en Schiedam, me acabo de dar cuenta al subir el video al blog, supongo que estaba concentrado en grabar y no caerme de la bici.


Rotterdam

Rotterdam es una ciudad muy moderna, donde hay cantidad de edificios muy llamativos, eso es lo más atractivo de la ciudad sin duda. Las Casas Cubo son seguramente el máximo exponente de la modernidad insólita de Rotterdam, que en su caso llega a la extravagancia, ¿cómo serán por dentro?Vista de Rotterdam

Rotterdam es uno de los principales motores económicos del país, gracias a su puerto (Europort), que pese a estar situado en el río Rin y a unos 30 kilómetros alejado del mar abierto, es el puerto más grande de Europa.

Casas Cubo de Rotterdam Bicicleta en Rotterdam

Para el camino de vuelta no sabía qué hacer, había recorrido ya unos 30 kilómetros (unas 2 horas y media) y la verdad que estaba cansado.

Pensé en volver en tren, ya que en Holanda es muy fácil coger un tren aunque vayas con una bicicleta a cuestas, pero me llené de valor, o más bien inconsciencia, y decidí volver a La Haya en bicicleta.

Para volver ya no pasé por Schiedam, pero estaba realmente cansado, mis piernas no podían más, y mi culo dijo basta de sillín, así que el camino de vuelta se convirtió en un sube y baja de la bicicleta, y recorriendo bastantes partes a pie.

Llegué a La Haya sin más dificultades que mi cansancio, y algún que otro “quien me mandaría a mi…” por el camino. Estaba realmente cansado y dolorido, así que cuando llegué a casa me senté en un sofá y me quede frito en una especie de siesta tardía. Antes de llegar a casa pasé (sin querer), por lo que podría llamarse el barrio rojo de La Haya.

Al día siguiente las agujetas me mataban y me costaba trabajo andar, pero ahora tengo un fantástico recuerdo de aquel paseo en bicicleta. Siempre pienso que este tipo de situaciones inesperadas (y en ocasiones malas) son las que más gustan de los viajes y las que más se recuerdan.

[Total:1    Promedio:5/5]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
¿Te gusta este artículo?

¿Te gusta este artículo?

Si quieres tener más información sobre viajes y destinos turísticos suscríbeta a nuestro blog y no te pierdas ninguna de las novedades.

You have Successfully Subscribed!

Send this to a friend